PIB, economía y ética

 

“Los bienes libres, que no tienen dueño, ni capacidad de producción, ni restricción de demanda, explican por oposición a los bienes económicos, los que forman los elementos básicos de la economía.

(…)

Lo que no suele enseñarse en las primeras clases de economía es la existencia de bienes prohibidos. Estos juegan en otra liga.

(…)

El crimen no es simpático así que los economistas no tratan la inelasticidad de mercados de drogas o el equilibrio de precios en lupanares. Los asuntos espinosos se suelen dejar para los abogados.

(…)

La economía busca la asignación óptima de los recursos escasos, recursos que se demandan y producen mediante la aplicación de capital y trabajo. Históricamente el trabajo fue realizado por las buenas a cambio de dinero o, forzosamente, mediante latigazos.

(…)

Ver juntos economía y latigazos hace pensar en ética y si la economía y la ética tienen mucho o poco que ver.

(…)

El SEC-2010 es el nuevo estándar obligatorio de la UE para armonizar el cálculo de los indicadores económicos de los estados miembros. Reformulaciones normalmente discretas que saltan a los titulares por un motivo sensible: desde ahora, determinadas actividades ilegales contarán para el cálculo del PIB. En concreto, el tráfico de drogas, la prostitución y el contrabando.

(…)

El Producto Interior Bruto, una cantidad tan mágica como el importe de matrícula del Colegio Hogwarts.

(…)

Según el INE, prostitución y tráfico de drogas supondrían un 0,87% del PIB español.

(…)

La cosa promete. Este incremento instantáneo del PIB acercará el cumplimiento fijado para el déficit, descendiendo del 6,6% al 6,4%. El Banco de España ya ha comunicado que la deuda pública de 2013 pasa del 94,4% al 92,1% del PIB, simplemente porque el denominador es ahora mayor.

(…)

Por prudencia, solo contarán aquellas que no supongan un daño para las personas, pero cuesta pensar que los delitos no causen víctimas, directas o indirectas. Deben calcular que su sacrificio contribuirá a reducir la prima de riesgo.

(…)

Esperemos que los estados sigan persiguiendo la delincuencia, esa misma que contribuirá al crecimiento del PIB de una Europa no necesariamente más rica pero ciertamente más cínica.

Completo en economistasfrentealacrisis.com por Antonio León